Familia Rustica

Mosaico, Iglesia de Priest John, Mount Nebo, Jordania.
Mosaico, Iglesia de Priest John, Mount Nebo, Jordania.

El vilicus de una villa era el encargado de dirigir las tareas agrícolas en el fundus en ausencia del propietario. Debía ser un hombre robusto y no muy joven que hubiese trabajado en las labores del campo y que supiese de ellas.

El vilicus debía observar una buena conducta, guardar los días festivos, respetar lo ajeno, cuidar lo propio, ser entendido en las faenas agrícolas, y no fatigarse rápidamente. Debía  procurar el bienestar de los esclavos, y en caso de conflicto entre ellos juzgar y sentenciar sus disputas. También vigilaba que se cumpliese con el poder público, así como las órdenes del dueño, y por ello tenía que inspeccionar personalmente cada actividad. Presentaba las cuentas al propietario, sin gastar demasiado. Se comportaría como un buen vecino, pero no se relacionaría con demasiada gente. No podía consultar a augures o adivinos.

Debía comer a la vista de los esclavos y lo mismo que ellos para asegurarse de que los alimentos estuvieran en buenas condiciones.
Mosaico, Sala de Hipolito, Madaba, Jordania
Mosaico, Sala de Hipolito, Madaba, Jordania

La vilica, compañera del vilicus, tenía que ser una mujer responsable y sumisa ante él.  Debía  encargarse de mantener la villa limpia, preparar la comida al vilicus y al resto de esclavos, procurar que no faltasen los alimentos, preparar las conservas, y hacer una buena harina. Distribuía las ropas entre los esclavos  y participaba en el hilado y tejido. En las festividades debía  depositar en el fuego del hogar una corona y hacer ofrendas  al lar familiar. Asimismo participaría en tareas del campo,  como la vendimia, por lo que debería estar dotada de fuerza física.

En el caso de grandes propiedades las labores estarían repartidas entre más esclavos y esclavas, y la vilica se dedicaría generalmente a la supervisión.

Los esclavos constituían mano de obra barata que contribuía al enriquecimiento del dueño de las grandes explotaciones agrícolas. Hacían su trabajo bajo el control del vilicus, que distribuía las tareas para cada uno. Los más fuertes a los campos, los más débiles a los viñedos; además en los olivares y en los viñedos se empleaba a los menos costosos y, probablemente, a la mayor parte de los encadenados. Los esclavos recibían alimento y vestido, pero no podían tener propiedades, ni casarse, aunque se les permitía tener relaciones en contubernium, relaciones sin legalizar. Podían reunir su peculium, ahorros que servirían en el futuro  para recuperar su libertad.

Se les proporcionaba ropa y alimentos y algunos autores recomendaban ser pacientes y generosos con ellos para que rindieran más.

A fines de la República, comenzó a extenderse el uso de colonos para trabajar las grandes propiedades. El colono era una persona libre que trabajaba una tierra de otro,  a quien pagaba la cantidad convenida en un contrato. Estaba vinculado al fundus y no podían abandonarlo. El propietario también entregaba a algunos de sus esclavos parcelas de tierra para su explotación en condiciones análogas a los hombres libres.

Durante el Alto Imperio, la falta de mano de obra se compensó con el trabajo asalariado de hombres libres y con el de los colonos también libres. Aún así para seguir manteniendo esclavos que trabajasen en las tierras se recurría a criar niños abandonados, estimular a las esclavas para tener hijos, aceptar personas libres que por una condena se convertían en esclavos, o  conceder la libertad al esclavo aún joven para emplearlo, ya como liberto.

Mosaico Iglesia de Lot y Próculo, Mount Nebo, Jordania
Mosaico Iglesia de Lot y Próculo, Mount Nebo, Jordania

En el Bajo Imperio el trabajo agrícola pasó a ser desempeñado generalmente  por colonos. Estos podían ser campesinos que al no ver garantizada su alimentación en años de mala cosecha, vendían sus tierras a un gran propietario y aceptaban trabajarlas en arriendo.
Pintura, Museo Nacional Romano
Pintura, Museo Nacional Romano