Villa de Materno

Villa de Materno en Carranque

Maqueta de la Villa de Materno realizada por Samuel López
Maqueta de la Villa de Materno realizada por Samuel López

Tras el descubrimiento del primer mosaico del yacimiento por Samuel López, empezaron las excavaciones para desenterrar la totalidad de la villa. Con el tiempo se pudo advertir que los mosaicos que se iban encontrando pertenecían a una villa de grandes dimensiones, con estancias principales y secundarias y con una división entre la parte residencial, pars urbana, y la parte productiva, pars rustica y fructuaria.

Los otros edificios del yacimiento son un pequeño monumento, muy cercano a la casa, que en un principio se creyó  que correspondía a un ninfeo, una estructura dedicada a las ninfas, pero que ahora se piensa que puede ser un Mausoleo, edificio que guardaría el sarcófago del propietario.

Detalle de la maqueta del Palatium realizada por Samuel López
Detalle de la maqueta del Palatium realizada por Samuel López

El Palatium, que anteriormente se denominó basílica, es considerado actualmente como un edificio de representación social del propietario, por los suntuosos materiales encontrados entre los restos. Algunos hallazgos muestran la riqueza que se empleó en la construcción de estos edificios romanos del Bajo Imperio.

Este tipo de villas productivas en el campo proliferaron durante los últimos siglos del Imperio, cuando sus propietarios se instalaron definitivamente en sus fincas rústicas, huyendo de los problemas económicos y sociales que estaban aconteciendo en las ciudades.

La Villa de Materno en Carranque es un claro ejemplo de este tipo de instalaciones que combinaban la producción agrícola con el lujo y comodidad de una casa o domus romana, incluyendo la decoración con mosaicos y pinturas.
Mosaico de la Villa de Materno, Carranque
Mosaico de la Villa de Materno, Carranque