Familia Urbana

Esclavos domésticos

Pintura de convivium con esclavo mezclando vino, Museo Arqueológico de Nápoles
Pintura de convivium con esclavo mezclando vino, Museo Arqueológico de Nápoles

Los esclavos domésticos (familia urbana) podían considerarse más privilegiados que los rústicos, por ser su trabajo más liviano, pero estaban más expuestos a los caprichos y enfados de los señores por tener un contacto más estrecho con ellos, por lo que también podía recibir castigos.

El paedagogus era un esclavo, generalmente de origen griego que acompañaba a los niños de la familia a la escuela. También repasaban con ellos las lecciones y les enseñaban la lengua griega.

Pintura de la casa de Cecilius Iocundus, Pompeya
Pintura de la casa de Cecilius Iocundus, Pompeya

La nutrix era la nodriza que amamantaba a los niños recién nacidos cuando las madres no podían o no querían hacerlo. Cuidaba de los niños mientras eran pequeños, por lo que compartía su dormitorio y mantenía con ellos unos lazos afectivos durante mucho tiempo. En el caso de las niñas se convertían en confidentes y, ocasionalmente, las seguían a su nueva casa tras su matrimonio.

Cuando los banquetes se convirtieron en un símbolo de riqueza y ostentación social, el coquus, esclavo cocinero, vivía amedrentado por el éxito o fracaso de su labor en la preparación de las viandas para la cena. De ello dependía el prestigio del propietario de la casa.

Pintura con cocineros,
Pintura con cocineros,

Los ministratores eran los esclavos que servían  las comidas y atendían a los invitados. Los jóvenes que procedían de las provincias asiáticas (Fenicia, Arabia, India) eran los más buscados por su aspecto exótico.

La ancilla es la esclava encargada de la limpieza y de otras tareas cotidianas, como moler el grano, hilar y tejer, preparar la leña y ayudar en la cocina.

Dama con doncellas. Museo de Cartago, Túnez
Dama con doncellas. Museo de Cartago, Túnez

Las damas romanas necesitaban ayuda de las cosmetae y ornatrices para maquillarse, peinarse y salir bien vestidas. Los esclavos que atendían las necesidades de sus dueños en sus habitaciones eran los cubicularii.

El amanuensis era un esclavo instruido que escribía cartas u otros documentos para su señor y actuaba como un secretario haciendo encargos para él o como lector.

Pintura de lector, Museo Arqueológico de Nápoles
Pintura de lector, Museo Arqueológico de Nápoles