Venatio et Pesce

Caza y pesca

Ofrenda a Diana, Mosaico de la caza menor, Villa del Casale, Piazza Armerina, Sicilia
Ofrenda a Diana, Mosaico de la caza menor, Villa del Casale, Piazza Armerina, Sicilia

La caza era uno de los pasatiempos favoritos de los propietarios de villas romanas. Se pensaba que servía para fortalecer el carácter y para ejercitarse físicamente en tiempo de paz, además de para proteger los rebaños.

El ritual de la caza podía empezar con la ofrenda a Diana cazadora, protectora de los bosques y de los montes. Los criados portarían estacas, redes y demás aparejos. Seguiría la persecución de las presas, luego el descanso y comida. La jornada terminaría con la vuelta a casa de los cazadores y los esclavos cargando las piezas conseguidas.

Cazadores con presa, Mosaico de la caza menor, Piazza Armerina
Cazadores con presa, Mosaico de la caza menor, Piazza Armerina

La cacería a caballo de venados y jabalíes se realizaba haciendo huir a la presa hacia unas redes y usando lanzas y flechas para abatirla. Los perros perseguían a los animales grandes o pequeños y eran muy apreciados por sus dueños.

Las aves solían ser cazadas con el método del aucupium, que consistía en una caña untada con una sustancia pegajosa en la que los pájaros quedaban atrapados. La caza de la perdiz con una enjaulada  como reclamo también era una práctica común. Asimismo era habitual la cetrería o caza con halcón.

Cazador con lanza, Mosaico de la caza menor, Piazza Armerina
Cazador con lanza, Mosaico de la caza menor, Piazza Armerina

Durante el Bajo Imperio se elaboraron ricos mosaicos y otras piezas artísticas con motivos de caza. Con la representación de escenas de caza el propietario de las villas deseaba mostrar la victoria del hombre sobre la bestia y al mismo tiempo su riqueza, pues solo los más ricos podían dedicarse a esta actividad.

La pesca con caña y anzuelo se consideraba una actividad de recreo propia de los ricos hacendados romanos que tenían tiempo para dedicarse a ello.
Pescador con caña, Mosaico de la Iglesia de Lot y Próculo, Mount Nebo
Pescador con caña, Mosaico de la Iglesia de Lot y Próculo, Mount Nebo, Jordania

La caña era una vara larga (harundo o canna) realizada en materia vegetal, flexible y resistente. En su extremo se colocaba un largo hilo, fabricado de lino o de crines de caballo. A una determinada altura en el sedal se ponía un flotador (indicium), normalmente de corcho,  que se hundía cuando se lograba una captura. En el extremo del sedal se colocaba el anzuelo (hanus)  al que se sujetaba fuertemente un cebo, que podía ser un insecto, grasa de cerdo, tripas de peces o moluscos, o desechos de salazones

Fue costumbre que en muchas casas  y villas se criaran peces en estanques – piscinae – que además de suministrar pescado fresco  en los banquetes, proporcionaran ingresos extras a sus propietarios.

Pescador en barca, Mosaico de la Iglesia de Lot y Próculo, Mount Nebo
Pescador en barca, Mosaico de la Iglesia de Lot y Próculo, Mount Nebo, Jordania