Condimentum

Hierbas y especias

 

 

Planta del hinojo
Planta del Hinojo

El uso de hierbas aromáticas y especias  entre los romanos no estaba reservado solo a la gastronomía como condimentos culinarios y saborizantes para el vino, sino que eran utilizadas en la cosmética como ingredientes esenciales, en la medicina como remedios curativos, en las ceremonias religiosas y en banquetes y espectáculos para proporcionar fragancias naturales.

Las hierbas se cultivaban habitualmente en los huertos particulares, pero las especias eran traídas por los mercaderes árabes desde Oriente.

El tomillo, planta originaria del Mediterráneo, era muy apreciado por sus virtudes curativas, y para aromatizar vinos, quesos y carnes. Se usaba en los baños por sus propiedades estimulantes. La miel de tomillo era parte de la dieta en el mundo romano.

El hinojo, cultivado en áreas del Mediterráneo, servía para adobar las aceitunas y aderezar carnes, y sus brotes frescos se comían en ensalada.

Planta del laurel
Planta del Laurel

El laurel era un sazonador para los asados de carne y el aceite extraído de sus frutos y hojas curaba dolencias e inflamaciones. En la fiesta de Año Nuevo se colgaban ramas de laurel en las puertas para atraer la buena suerte y ahuyentar los malos espíritus.

Los romanos usaban el comino para aromatizar el aceite de oliva y el pan. Era un estimulante del sistema digestivo y ayudaba a recuperar la palidez del rostro tras una congestión. Junto con otras especias, como el anís, se cocinaba una galleta que se comía tras una copiosa comida para prevenir la indigestión. Las semillas de comino cultivado en Hispania eran muy apreciadas.

Planta del comino
Planta del Comino

Las semillas de anís daban sabor al vino y se masticaban para endulzar el aliento y estimular el apetito. También se usaba como afrodisiaco y repelente de polillas.

El azafrán se cultivaba en Persia y era ingrediente principal en perfumes exóticos y caros, en tintes para vestidos y en cosméticos para los ojos, pues también se aplicaba en afecciones oculares. Para proporcionar aroma y enmascarar otros olores se esparcía sobre el suelo en banquetes y lugares de espectáculos públicos.

Flor del Azafrán
Flor del Azafrán

La canela, procedente de India, endulzaba el vino, daba aroma a los perfumes y se quemaba en algunas ceremonias religiosas, a pesar de su alto precio.

La pimienta era una codiciada especia  de la  India, empleada como sazonador de alimentos, especialmente carnes y pescados, para ocultar el desagradable olor que pudieran tener por su mala conservación. Se pagaban grandes cantidades de dinero por su compra.
Hojas de la canela
Hojas de la Canela