Exequiae

Funeral

 

 

Sepulcro con escena de caza y estatuas yacentes, Museos Capitolinos, Roma
Sepulcro con escena de caza y estatuas yacentes, Museos Capitolinos, Roma

Cuando un romano moría en casa se lavaba su cuerpo y se ungía con aceite. Se colocaba sobre el lecho fúnebre rodeado con flores, y se quemaba incienso.  Ante la puerta de la casa se ponían ramas de pino o ciprés para avisar de que la casa estaba contaminada por la muerte. El cadáver era llevado a la tumba a hombros , con músicos abriendo el cortejo fúnebre. Si el difunto era importante se le honraba con un elogio fúnebre (laudatio).

Sarcófago con retrato del difunto, El Fayum, Egipto
Sarcófago con retrato del difunto, El Fayum, Egipto

El culto funerario comenzaba por una comida en la que se suponía que el fallecido estaba presente. Los romanos sentían hacia los difuntos respeto y temor y creían que continuaban viviendo igual que antes de la muerte y que sus descendientes  debían satisfacer sus necesidades, por lo que se enterraban con sus objetos más queridos y en las tumbas más lujosas se representaba un triclinium.

Como método de enterramiento se procedía a la inhumación o incineración del cuerpo. Se construían sepulcros de piedra o mármol para los ricos y nobles con decoración en relieve o con los retratos de los fallecidos. Las cenizas se guardaban en urnas de arcilla,  vidrio o piedra.

Urna cineraria de vidrio, Museo de Boscoreale, Italia
Urna cineraria de vidrio, Museo de Boscoreale, Italia

Tras nueve días de luto se ofrecía un sacrificio al muerto, se celebraba una cena y se repartía la herencia. Los familiares más próximos seguían de luto durante diez meses.

Estela funeraria con retratos, Museos Vaticanos
Estela funeraria con retratos, Museos Vaticanos

Derivadas de este culto se celebraban las fiestas de Parentalia y Lemuria.

En las fiestas de Parentalia, del 13 al 21 de Febrero, se guardaba luto y se honraba a los antepasados, se visitaban las tumbas y se ofrecían plegarias, libaciones  y flores y además se dejaba una lámpara.. En las Lemuria, en Mayo, el pater familias realizaba unos ritos para aplacar a los Manes, espíritus de los muertos que vagaban entre los vivos.

Urna funeraria, Museo Nacional Romano
Urna funeraria, Museo Nacional Romano