Villa

Vista interior de la Villa de Materno
Vista interior de la Villa de Materno

La villa romana de Carranque o de Materno, debido al nombre que aparece en una inscripción del mosaico de Las  Metamorfosis, que se encontraba en el cubículo o dormitorio del propietario.

La casa, de grandes dimensiones, es un cuadrado de cuarenta metros de lado, unos mil seiscientos metros cuadrados. Se accedía por un porche porticado sustentado por columnas de ladrillo, flanqueado por dos torreones cuadrados. Del porche se pasaba al recibidor, de planta circular,  y de éste a un pasillo o peristilo que rodeaba el patio central que también  se sustentaba por columnas de ladrillo. De sus estancias destacan tres: el cubículo de Materno, dormitorio  con antesala; el oecus o gran salón de recepción de forma hexagonal y lados curvos al que se accede desde el peristilo, el cual se encuentra agrandado por un semicírculo o ábside con fontana que mantenía húmedo el mosaico de Océano.

Mosaico de Océano
Mosaico de Océano

A ambos lados unas salas octogonales podían hacer de bibliotecas. El Triclinium es  una habitación rectangular, con una exedra sobre un estrado. Además de estas dependencias, existen varios cubículos, dependencias de servicio y una bodega.
Cubículo con dos mosaicos
Cubículo con dos mosaicos

La zona noble disponía de calefacción por hipocausto, que consistía en un horno exterior donde se calentaba el aire que pasaba por debajo del suelo, sustentado por pilastras, para salir por unos tubos cerámicos a modo de chimeneas. También disponía de agua corriente y desagüe.

Pasillo del peristilo con mosaico
Pasillo del peristilo con mosaico

La decoración del edificio era muy lujosa, con suelos decorados con mosaicos geométricos, florales o figurados. Las paredes se encontraban estucadas y pintadas con motivos geométricos y vegetales, incluso ha aparecido pintado un pajarillo.

Mosaico con crátera y cenefas
Mosaico con crátera y cenefas

En la parte rústica se han hallado unas construcciones que servirían para la producción de aceite y vino en la villa. En una primera fase una sala cuadrangular albergaría una sala de prensado que podría incluir una prensa de viga y una sala pavimentada de opus signinum con dos cubetas que se utilizarían para la decantación del aceite. Al oeste se levantaba  un edificio cuadrangular con un espacio para pisar la uva, calcatoria, y sus respectivas cubetas, lacus, para recoger el mosto. Las tinajas para la posterior elaboración del vino no se han encontrado. A finales del siglo IV d.C. pudo haberse abandonado la producción de vino para dedicarse solo a la de aceite, por lo que algunas estructuras vinícolas se destinaron a la labor de prensar las aceitunas, trapetum.  Se construye además un pavimento de baldosas de barro cocido que se emplearía como tabulatum, superficie donde moler las aceitunas.